Conoce a alguien

 Cerrar Anterior Corazón Ylia Siguiente

Sé que vivo lo más coherente que puedo porque a mis sueños les doy un toque real.

La música en el crepúsculo es afrodisíaca y la pasión sin ternura es algo que no me vale.

Sé que vivo lo más coherente que puedo porque a mis sueños les doy un toque real para mí la música en el crepúsculo es afrodisíaca. Y aunque lloro como todo el mundo -o un poco más-, puedo reírme de mí al comprender que todo es causal y no casual. (El Vigía - Deyanira - Serie Gárgolas)

Y aunque lloro como todo el mundo -o un poco más que la mayoría-, puedo reírme de mí al comprender que todo es causal y no casual.

Por esto mismo y mis convicciones tengo cuidado con no tener deudas emocionales o de honor. La palabra tiene un gran peso; si digo te amo lo asumo y no varía de un momento a otro; amar no es un compromiso con otro, es un compromiso conmigo. Y como no todo lo que quiero me hace bien, acepto que hay cosas o situaciones que no son para mi. Guardo el luto necesario ante las pérdidas, que puede corto o largo pero es el tiempo que necesito. Antes me cortaba el cabello en cada desilusión; y ahora ante cada batalla perdida ya no lo hago; me deje crecer el cabello como un velo necesario ante la desnudez del mundo pero hace unas semanas entendí que el velo es interior.

Creo que todo se paga en esta tierra y que ninguna persona debe sufrir por nuestros errores. Nadie puede dañar el corazón, la integridad, la vida de otro sin que esto tenga consecuencias que generan deudas a pagar.

Estoy segura de que la fidelidad existe, pero la primaria es ser fiel a uno mismo; respetar el cuerpo, el alma, el corazón, el espíritu es mi manera comprometida de tratar de explicar que amar a alguien lleva un caudal de energía y que por eso, el hacer el amor tiene una constancia sagrada de crecimiento. Se que esto suena pasado de moda, pero los valores no pasan, no son desechables. Se es o no, y a mi me gusta más tener el compromiso de hacer el amor con el cuerpo y con el alma. La razón de "ser", unido con la fuerza del corazón de "hacer" no van por separado. Creo que el amor es protección pero en pareja hay que protegerlo en el jardín secreto para tener ritos en común; hacer que cada cambio sea parte de la cinta sinfín que hace crecer y que dura toda la vida.

Se que tengo responsabilidad sobre mis actos y por lo tanto de mi destino. Muchas veces pierdo el camino, pero sinceramente intento retomarlo lo más pronto posible. No quiero, no acepto el cambio del amor por el dolor. Es simple comodidad, quizás, pero es fundamental para mi tener dignidad en cualquier contexto. Acepto mi parte oscura y mi parte de luz. Soy un vigía de mis sendas y naufragios.

Ylia Kazama© - "Caleidoscopio"