Juglar: Enrique Macotela
Variaciones sobre un mismo tema

 

Empiezo por pensar, a dónde te llevaré?.

Qué estancia nos servirá esta vez de digno marco e infantil cobertura?.

Y tú, identidad fraguando, empiezas a gustar el agridulce sabor de lo que llamamos madurez, lo relativo de los valores, lo absoluto de la evolución. Lealtad, derechos, ilusiones, amargura, amor, ternura. Dudas, sueños, confortantes o aplastantes, siglos de necesidad, fuerza de nacer, dolor de crecer, miedo de morir.

Y me digo, a dónde?... a dónde?... tantas cosas. No sólo , dónde?, dónde? se conjugaron tantos componentes que como célula agresiva se multiplica en tantos, dóndes?

Dónde soy más negación y afirmación?

Dónde soy más sueño y realidad?

Dónde mi explosión es más profunda y mi integridad más completa?

Dónde soy más sabio e ignorante?

Dónde he de llorar tan seco?

Dónde mi miedo es más valiente?

Dónde mi ternura es más sublime?

Dónde mi torpeza tan ridícula?

Dónde temeré más la realidad y anhelaré tanto constatar esa verdad?

En dónde seré más héroe o más cobarde?

En dónde al fin mi necesidad de amarte antagonizaría así con mi capacidad de respetarte?

La sed hace creer en los oasis.

El dolor también engendra amor.

Quiero creer que creo, no quiero saber que sé.

Soplar en tu sueño, alimentarlo de verdades.

Negarme y afirmarme en él.

Te insomnio en contra de mi descanso.

Es más grande tu fantasía-verdad que mi verdad-fantasía.

Es esto estar enamorado de mi necesidad?

Es esto estar enamorado de la esperanza?

Es esto amarte?

Es esto amar y dejar amar?

Es todo a la vez?

O es una increíble, bellísima estupidez?

Página en constante trova

  Siguiente