Mi Señor del Cielo

 

 

Hay que tener Fe, siempre.
Dejar que el vendaval nos doble
¡ sin rompernos !.
Permitir que el espíritu sea la vela y
dejarnos bogar en libertad.
Ser al mismo tiempo salitre y nube,
espíritu y cuerpo.

No somos el eje de la tierra somos una partícula de ella. El último segundo del tiempo. Somos, entre claro y oscuro, el poema de Dios de carne y hueso.


 

Recorre conmigo el jardín interior
desde las fibras, huesos, cartílagos.
Las pasiones corren de la venas
y la paz habita el corazón.
¡ Fe !, grita nuestra alma,
fuerza los ojos derraman.
Las creencias abruman las manos
y las sombras todas...todas
¡ escapan !.

La esperanza en Territorio Comanche es el saludo de la mañana

No somos el eje de la tierra somos una partícula de ella. El último segundo del tiempo. Somos, entre claro y oscuro, el poema de Dios de carne y hueso.

 


Ylia Kazama
Mi Señor del Cielo©
1994-2004

No es suficiente orar, hay que tener fe.
El agua de mar no hunde un barco,
éste se hunde si dejamos pasar el agua a su interior.
No dejes que la desesperanza te posea...
mañana saldrá el sol
y es mejor que tú estés para verlo.
Los milagros existen, sólo para aquellos que creen en ellos

Ylia

Cada uno tiene sus propios laberintos;
hay quién conoce sus valles interiores.
Las fórmulas mágicas para iluminarse,
los senderos del alma, sin distintos.

Ylia Kazama

"Y todas las cosas, cualesquiera que sean las que pidáis
En vuestras oraciones, creyendo, serán recibidas.."

Mateo 21,22

Página en constante acto de fe

  Al Tipi - Ylia - Directo al Corazón Siguiente