La casa perdida de las Violetas Enamoradas


Escapo de la ciudad cada fin de semana y retomo mi verdadera esencia, que esta en "La Casa Perdida de las Violetas Enamoradas". Antes iba sola, me instalaba en un Hostal y  disfrutaba de cada comida, paseo, lectura, concierto. Luego, fui integrándome a la sociedad del pequeño poblado. Ahora tengo un compañero, cómplice, amante, amigo.

Nos conocimos hace cinco años, en abril caminando por el parque, al año decidimos compartir la vida, pero mis actividades no me permiten, aún, estar toda la semana a su lado;  participamos de los mismos deseos y somos la parte opuesta que complementa al otro. Si antes de nacer nos hubieran dividido, y él fuera el clon de mi alma, encontraría explicación a tantas cosas que pensamos o sentimos. Porque somos dos, pero formamos la unidad. Nos llamamos a diario, sin embargo, al estar a su lado, la vida, tiene otro significado, intenso, pleno. Las diferencias las arreglamos con tiempo y comprensión.

Vivir el amor con El Innombrable, no hacerlo; ¡vivirlo!, es tocar el cielo que pintan los artistas en el lienzo, o la emoción que sienten los científicos en cada descubrimiento. Pero es intenso porque es un conjunto de hechos y reacciones biológicas, interiores, químicas, que no tienen explicaciones pero lleva todo el sentido de vida.

Somos dos cuerpos, dos mentes, cuatro manos que no se cohíben al ser una sola unidad. Cuando llegó los viernes por la tarde, El Innombrable y yo nos transformamos en solo un cuerpo, inteligencia, alma que reúne lo masculino del mundo y que habla con mi alma a través de un todo femenino.

Cocinamos juntos, uso un mandil de chef, que llega hasta mis tobillos; él siempre está desanudándolo, y todo mi cuerpo se carga de electricidad porque entre plato y plato nos hacemos mimos, susurros, juegos. Su mirada sobre mis labios lo dice todo, sin decir nada.

Empieza desde antes de vernos un juego erótico de vida. Mientras cocinamos e intercambiamos risas o recetas. El Innombrable habla lento, suave, inventando cada palabra, marcando cada letra, como si cantara; la "v" es labio dental y la "b" es tenue, precisa; no asomando su lengua cuando me dice "ven" y sí cuando me dice: "beso".

Me gusta verlo en la cocina, logra la cebolla en lascas tan delgadas que son traslúcidas, para verme mejor -como el lobo feroz- y siempre que soma a mis ojos una mirada coqueta susurra: menos lobos... mi caperucita; el olor y el picor son afrodisíacos. Cuando prepara la "tomata" para el pan de hogaza me excita de tal manera que aunque quisiera detener el río que corre por mis piernas, sería imposible. Sentado en la silla que él hizo; -la mano de una mujer palmas arriba en color ocre y violeta recibe su trasero y la cara en el respaldo, de la madera obscura, pintada la boca, y la lengua lamiendo su lunar en la espalda-; así me siento encima de él, y le digo lo que he hecho en la semana, siento su calor recorriendo mi piel, a pesar de la ropa, nuestras pieles parecen ser solo una. La cebolla deja en los dedos un sabor a campo mojado por la lluvia; dos tomates rayados, tres cucharadas de aceite de oliva, sal, pimienta... él pica un ajo; yo lamo sus dedos para el siguiente ingrediente. Cuando finaliza mete sus dedos, descuidadamente entre mis labios, luego... lame sus dedos sin dejar de verme.

Me levanto a preparar la ensalada... dos papas cocidas, ajo, cebolla, apio, setas; El Innombrable pone la olla y fríe el bacón y las setas; vacía el bacón cerca de mi, rozando mi cuerpo apenas; perejil y crortones completan la comida. Se acerca por detrás y acaricia mi nuca con sus labios, sé que me desea y me ama como yo a él; entre lascividad amorosa y perversión tierna, entre vida y muerte.

Así comemos. Sin dejar casi de hablar, un buen vino, las copas que cantan, el mantel color azul, afuera y dentro todo está lleno de violetas. Él acaricia mis cabello, pasó mi el dorso de mi mano por su cara, entonces, acaricia mi mejilla con la suya, nos besamos suave.

El filete  con pimienta y un toque de vino tinto; de postre el mousse de chocolate oscuro. Café fuerte, licor y seguimos hablando, riéndonos.

Cuando El Innombrable trae el café su cuerpo se bambolean con energía, irreverente me muestra su orgullo despierto de ser como es, ni más, ni menos.

Me encargo de los licores, sentados en el living de la estancia y El Innombrable respira hondo, su mirada es la que me penetra en ese instante, pero aún no pasa nada. Acercamos las velas y las encendemos; El Innombrable  leerá para mi, mientras masajeo sus pies; luego invertiremos los papeles.

Lavamos la loza y danzamos al escuchar la música mientras mojo mis manos y enjabono cada pieza como si fuera su cuerpo; él seca cada plato como si de mi cuerpo se tratara, mete el secador dentro del vaso y lo acaricia lento, un dedo, dos dedos... nos miramos y sabemos que estamos unidos intensamente, sin tocarnos estamos acariciando cada segundo juntos, el gran placer y gozo es precisamente este compartir jugando.

Más tarde salimos a caminar a la playa desierta, tocándonos apenas las manos; dedo en dedo, palma en palma, subiendo y logrando entrar, recorriendo esa mano como si fuera el universo.

Nos llenamos de mar,  estrellas, arena y sal. Nos amamos con todos los sentidos, pero más nos amamos con el corazón, con el espíritu, con la palabra; siempre tenemos algo que decirnos y el interés del uno por el otro es genuino. Somos una pareja como la tierra es al cielo.

Con el agua bajo a su cuerpo con devoción, sorbiendo cada gota de vida. El Innombrable bebe de mí no sólo oleadas de gozo, sino dentro, más dentro, a la parte femenina que me habita.

Después se unen nuestros cuerpos, somos una sola piel,  mezclada con destellos de ambos, por todos lados  y conforme el mar nos acerca, más me entrego y más se entrega.

El mar gime, nos mueve con suavidad, arriba, abajo; lentamente llegamos a la unidad, compartimos con el cosmos la reunión del amor con el deseo, esas cosas simples que no merman la integridad humana.

Ylia Kazama
Tardes de Secretos©

"Tú en tu cuerpo yo en el mío, pero un sólo corazón.
El amor es un misterio y que importa sólo a dos ..."

Revolver

 


Página en constante secreto

Siguiente