Dos poemas de Eduardo Cesar

Fábula de la anguila y el pulpo
Eduardo Cesar

Algo le da a las cosas un clima de alberca, 
un aire a cloro y sal se desprende de la luz que quisiera
mirar a través de las cosas. 

Algo pasa en el fondo.


El pulpo se recarga y se mueve despacio y tercamente,
como si quisiera desprenderse de la idea
de una almohada que le está molestando.
La anguila lo vigila, cabecea también 
y se va irguiendo para mirar qué pasa. 
El pulpo abre sus dos brazos más llenos 
y la anguila le toca con su boca más breve 
los labios duplicados en el centro del pulpo. 
Éste cierra los brazos que le quedan 
en torno de la anguila y no le deja más caminos 
que tensarse e insistir en el pulpo, 
y no dar sino a veces marcha atrás. 
Los dos se están moviendo, lubricados y vibran, 
convertidos en un solo animal que nos explica 

por qué se mueve el mar.


La otra


Agarrar a la sombra por los hombros. 
Encararla. Decirle sombra recuerda que eres mía.
Argumentar con ella. Escuchar 
sus razones oscuras, 
pulir los argumentos
y tratar de que adopte nuestra cara. 

Poco a poco convencer a la sombra de volverse un espejo.

Y luego darse cuenta de que no tiene 
caso el esfuerzo invertido (ni el precio del espejo) 
porque al pasar el tiempo nos desaira la sombra. 

Porque tanta insistencia, durante tanto tiempo, 
la fue volviendo noche. Y desaparecemos 
cuando lo cubre todo.

Página en constante Fábula

Siguiente