Ofrendas
Magüey por Enricke

 
 

La religión Azteca no tenía un cielo o un infierno para recompensar o castigar las consecuencias de la conducta humana. El rito Azteca consistía en el ofrecimiento de regalos, oraciones y actos penitenciales para inducir el favor de los poderes divinos, quienes personificaban a la naturaleza. La religión Azteca no tenía un cielo o un infierno para recompensar o castigar las consecuencias de la conducta humana. El rito Azteca consistía en el ofrecimiento de regalos, oraciones y actos penitenciales para inducir el favor de los poderes divinos, quienes personificaban a la naturaleza. 

Entre los Aztecas se llevaban a cabo dos clases de ofrendas, sacrificios, en los cuales ofrecían la miel de su corazón -sangre- a los dioses:

Los espectaculares sacrificios humanos, generalmente en honor de  Huitzilopochtli; los cuales eran mas bien como representaciones teatrales.

El más común era el autosacrificio que se celebraba en la intimidad, como un acto personal de comunicación con los "dioses", generalmente en honor a Quetzalcoatl. Se llevaba a cabo perforándose determinadas partes del cuerpo, como los lóbulos de las orejas, la lengua, las pantorrillas, los brazos y los genitales.

Con puntas de maguey o punzones de hueso. que eran encajados ya ensangrentados en unas bolas de zacate (algo así como heno, aunque mas bien no) llamadas zacatapayoli y todo lo cual era guardado en las cajas ceremoniales llamadas tepetlacalli, para ofrenda a los "dioses".

Y si puse entrecomillado dioses, fue porque en esencia no eran dioses, sino algo mas bien como rectores o representantes. El problema es que el Náhuatl se refiere a ellos como "Teotl", y a los españoles les sonó al griego Teo, y decidieron que Teotl significaba Dios.

Curioso de salvajes sin alma no los bajaban pero comparaban su lenguaje y cultura con la helénica.

El pueblo Azteca era monoteísta, pero el Dios no tenia ni nombre ni imagen;, sólo se podía tener apróximaciones a él, como: "El dador de vida", "El creador de si mismo", etc. Entiendo que rituales como estos propiciaron la evangelización "a sangre y fuego".

Pues si, como los Aztecas eran monoteístas y ofrecía sacrificio a los Teotl. No les pareció tan ajena la imagen de un Jesús con espinas, sangrante, ofreciendo su vida por el hombre.

Y los españoles también eran monoteístas y tenían sus Teotl, santos. Y para rematar la Guadalupana se va a aparecer, casualmente, en donde estaba el templo de la madre Tonantzin.

Página en constante ofrenda

Siguiente