"La Leyenda de la Noche de las Estrellas"
Medieval Inglesa

 

La persona que tenga la osadía de salir bajo la noche el último día del año, antes de la cena familiar y camine al menos siete metros, siete pasos de su pórtico y deje lo siguiente:

Monarcas - Obra de Deyanira Un plato con comida para un perro o gato perdido, una cobija para un viajero desamparado, un ramo de flores silvestres dejadas en cualquier sitio para liberar a quién las encuentre de sus miedos; un plato de migajas para que los pájaros sigan regalando su canto a la mañana siguiente; dulces y un juguete para algún niño que mira en alguna ventana solitaria, una nota de perdón sin destinatario, la cuál dejará caer en cualquier puerta; un libro con una dedicatoria en el dintel de cualquier ventana para que sea leído por algún viandante y puede recobrar la esperanza de que "en el mundo hay seres vivos ocupados de dar sin esperar recibir", una sonrisa a quién cruce en su camino, una canción que deberá ser entonada todo el tiempo; una oración en cualquier parroquia o iglesia y un aullido a la luna.

Para finalizar el rito, al regresar a casa encienderá una vela que dejará cerca de la ventana para que se vea desde fuera la luz, para que las estrellas sepan que hay un corazón que late al ritmo de ellas y alumbre el camino de quién esta perdido y pueda regresar al hogar.

Dice la leyenda que quién prepare este rito de estrellas con sencillez y abundancia de corazón "recibirá regalos asombrosos que serán tan luminosos como los colores del arcoiris y tendrá en su hogar la armonía del cielo y en su corazón el amor eterno.

 

"Los lazos del amor son el destino del hombre.
El destino está en el corazón.
Ama con un corazón sin recuerdos de dolor".
Ylia

Página en constante rito de estrellas


Siguiente