Cartas inventado un amor
No basta ser verdadero hay que saber ver la verdad
Ylia

 

You give love a bad name. I play my part and you play your game. You give love a bad name Bon Jovi "You give love a bad name".

Sí un hombre o una mujer no te aprecia como eres, es que no te merece

Ella vio el canto de la Oca y abrió las alas

¿ Cómo se inventa un amor ?

Dándole matices verdaderos a los motivos de la fantasías, poniendo en un nombre, o en un cuerpo lo que una misma lleva en el corazón. También es la mejor manera de pasarla mal, de hacer tratos a ciegas, aunque se engañe al corazón, la razón tiene su lucha permanente. Así se escriben cartas, amores, situaciones que no siempre son válidas en la vida.

El amor permanente, el verdadero no está fraguado en fantasías pero si en sueños. Sueños y tiempo compartido; y sobre todo en la certeza de ser verdaderos. Muchas veces hacemos el traje de cordero y se lo ponemos a algún personaje que vamos inventando en el día a día, por el mero acto de creer que las cosas pueden ser ciertas, pero que no tienen bases sólidas.

Esta es la historia en estas cartas. Y si la primera carta hubiera sido diferente, el final quizás hubiera sido también de otra manera. Por eso, cuando escribas la primera carta, pon atención a hacer como los chinos en esta leyenda:

La oca, llamada "real" por la espléndida variedad de su plumaje, es en la simbología igual a la humilde oca salvaje de nuestros campos, y siempre fue considerada una imagen de la felicidad de una pareja. En la tradición más lejana, en la cual se arraiga la sabiduría, fue una "señal", el mensaje que el hombre enamorado enviaba a la mujer elegida y amada. Al recibir una oca, la mujer comprendía que la época de escaramuzas había concluido y que podría demostrar libremente su amor, al igual que las ocas que agitan las alas y gritan durante los meses del celo." En el Shi Ching, el Libro de las Odas, antología de canciones populares e himnos religiosos, la oca es un tema muy frecuente, si bien su simbolismo, al igual que el del faisán o grulla, se encuentra también en las leyendas de otros países, no sólo los orientales.

Una cosa es que el amor nos aborde como un hecho causal que no tiene explicaciones, como dice Pascal "el corazón tiene razones que la razón no entiende" y otra muy diferente es comprar la idea de que las mujeres somos fáciles por el hecho de pretender dominar la situación del encuentro físico; ya que éste es un terreno a conquistar en el primer espacio que es la intimidad. Cuando la intimidad antes del encuentro físico se ha ganado, entonces lo que sucede como consecuencia deja un buen sabor en ambas partes, ya que los hombres no están exentos de querer también ternura mezclada con pasión; sin perder el respeto por esa traumatizada libertad que logra destrozar más que unir.

Hay que saber esperar por el canto de la oca, por la señal de ser bien amada para dar también la certeza de que la búsqueda o encuentro es válida, no en cantidad, sino en calidad. No se debe apresurar el tiempo, porque el curso de los acontecimientos se dá por sí mismo, el que debe construir el Arca de Noé de la primera carta es precisamente la parte masculina, así en la evolución clara de los hechos, la consecuencia es simplemente, diferente. La persona adecuada en el amor es la que nos hace crecer, no la que mina las fuerzas. La conquista es de dos, pero hay que saber conquistar hasta la espera.

El buen amor es causa y efecto de todo ésto;
pero habrá que abrir los ojos del corazón para distinguir
lo que ES y lo que OCURRE
y sólo aceptar la calidad en el amor.
Sólo entonces al canto de la oca es verdadero
y entonces puedes escribir cartas de amor, las cuales ... tendrán contestación.
Ylia

"Lo que ha sido, por el hecho de haber sido, renuncia a ser lo mejor"
Ortega y Gasset

Se miraron uno al otro hasta verse el corazón ...
Los dos sabian que los lazos del amor se hacen destino
los dos sabian que quererse es condenarse hasta el final
los dos sabían que a menudo no es bastante un "yo te quiero"
pero vida sólo hay una y que yo sepa, no dá más.
Es lo que es , hay lo ha que hay
por ahora no dá más...
Si valió la pena o no, el tiempo dirá...

Revolver



Página en constante espera por el canto de la Oca

Siguiente