Bardos - Poietés
Maury Mauricio

 

Soñar la noche
No es vivir las horas del insomnio
imaginando reductos laberintos
catervas como voces
el insecto aplaza su conquista de la rama
en la llama incandescente
en el lejano entierro de los tiempos 
la llama que crece invertida
en sus horizontes habitados por fantasmas
como leyendas 
pasajes celestiales que se funden
con segundos partidos 
entretejiendo el cabello del recuerdo
con la letra de un autómata invidente
que imita los sonidos de la calle con sus manos
y se ahoga en una simple bocanada
Soy el mohín permanente de la luna
un cráneo que transita el universo
la vuelta del aire que sostiene viva
cada hoja que seca se desprende de su roble
cada sueño que pienso y reconstruyo
cuando el despertador me acumula los regresos
y me desprende a la frontera de lo incierto 
cada vez que amanece en este invierno sin nieve.
 
Titán

No he dejado de andar los caminos
          porque quiero volver con los míos"
                        Germán Valdés
I

Llégala como baila
sonora esta parkeada
(pérfida)
justo a nuestro lado
los gabachos chapuceros
la arman de borlo en el bordo
Tapita a la brizna los chispa
pa´l trompo es el machín rin

Guitarra, tandito, el clavo
Chivita saca su carcacha
la rima ramera es:
Mi dicha.
vamos por las trompudas bien muertas
para
cruzar
LA
Front     Tear...
(Chitón que la abuela guacha).
New
ya como las faces
fases otras veo llegar
trépate loco al tren
que te trampa la nostalgia
pluma en sombrero
cadena, mambo
mi carnal
recorre, tiempo desierto y hambre,
la cara siempre sonriente
guardo gestos en las manos
para hacerle la fuga a la de piedra
         a la llorona
esa pinche jaina gacha.
Caracterizada la pelona
 alegra breve esta huida
ábrela como camino los años
porque medianoche es nada.
II

Llegar después de
¿Cuánto cuerpo urgente fosiliza la vida?
salirse de uno
 para/
      reptar lánguido por recuerdo
las puertas que no cierran
las piernas que se abren
fracaso inminente de nueva cuenta
otras nalgas más que están a la deriva
porque me voy
a veces me vengo
y mañana es un día que nunca llega
sólo yaga el sarcasmo de estar solo
decrecer la herida  en este sino:
Hay un hombre que suele replegarse en la pared
porque a veces se complica para terminar un poema
cuando desierto es cada péndulo sentimental que fue
gobierno
Elemental carácter de la ira roza fugaz y fragua
una nueva generación en decadencia
para vivir con los ojos como noche
III
No puedo hablar de la forma de reconocer tu voz
pero al caminar vaivén es
firmes lenguas largas leguas
el entorno
tu adiós
y este que escribe palabras sin labios
en rima que crece y piensa
tus besos en otros besos
flor seca tragando pitillos
dándole bocanadas a la joda
¿qué pasará cuando de mis ojos no nazca la poesía para
ti?.
Dientes como en luna de septiembre correrán los
ánimos,
y en busca algún rostro
las posibilidades de mi odio encono
la mirada cruzará un nuevo precipicio
substitúyela
franqueza
en mis palabras
-substitúyela-
con una nueva forma  de llamarle al mundo por su
nombre
en el breve espacio
entre la acción y lo que se consuma
en la pierna que me esquiva,
en una mueca
que los hombres jueguen su alegría
destreza herida de gaviotas,
(y se den cuenta que con las manos enciendo
tréboles, espadas, rombos y corazones)
porque es menos sencilla la vida sin vivirla
el presente solo es un espejo del pasado
que quisimos vivir ahora a destiempo
¿qué quisimos vivir?
Cambian de color las cosas
Crezco
IV
Un lugar distinto es cada hora
qué busco entre las voces
tengo incertidumbre sobre la cordura
gárgola sin cansancio como
el accidente que aun no sucede
sucede las sirenas a este tenor
suelen balbucear la despedida
mientras testifico
la fábula de verme al horizonte
con la risa incontenible del sarcasmo
de piel
congelado en los sonidos
de la carne
separé esta tarde
una diferencia extraña
 puta mala es la suerte
pero jamás
el caminar las calles
solo.


Ahora que nuevamente, solo, lobo, recorro las calles
que ya se tornas frías en la frontera.
Aullido
I

De las cosas que hoy puedo ver
entiendo por qué el otoño recorre mis sombras
alguna vez más extrañas que sinceras
y de todos los hombres
yo el aire que reconsidera esta opción:
ser el enemigo ambivalente 
de las puertas que cordiales se abren
una vez más, menos perfecto 
  del fuego poco enciendo. 
Esta vida es necia por costumbre. 
    
II

Recreo el delirio 
y las águilas por el recuerdo vuelan
nuevas cosas pueden verse
contrariamente estoy sintiendo el tiempo
una degeneración que no me corresponde.
III

Luces destello 
Amor 
se me escapó ésa palabra de los poemas
para poder decirte
de cierto momento 
que nueva sangre recorrió mis yagas. 
IV

Huyo cada vez que ella se aproxima 
    rodeada de otros pasos
pretendo sortear la incertidumbre 
de desear su cuerpo cada viernes
y con tener los ojos 
como dos razones mas para mentir te escribo:
      Sirena 
        él 
     corazón 
sin océano la noche 
jamás nos llega.
Estoy en la disposición de saber 
qué color lameré en mis dientes
porque aún tengo el presentimiento 
de saber que habrá alguien
para entregarle esta sonrisa 
que guardo entre las fauces
sesgo argumentos/  
apremio este vaivén interminable.
V

Me desgasta estar ante la esclavitud de los deseos
ser el mordisco en los labios unas horas
comulgar con espaldas desnudas 
donde la voz gira y crece 
en otra forma de sonido.
VI

Lo obvio jamás muere
es hermoso el dolor  
indistinto 
necio de estatura
profano
radical
libre
por eso un nuevo aullido me crece entre las manos
y te espero nuevamente
con los ademanes de un adiós que quiso ser perfecto.
De las cosas que hoy puedo ver entiendo por qué el otoño recorre mis sombras alguna vez más extrañas que sinceras y de todos los hombres...

Página en constante creatividad

Directo al Corazón Siguiente