Bardos - Poietés
Carlos Alberto Nacher - El Bardo

 

Si sólo es mirar frente al espejo un cuerpo sin señal ni desafío si mostrar el cuerpo al aire y creer sentir la caricia de las hojas que respiran -- gusano en primavera -- después encerrarte en el capullo.......

Las Morochas

Me gustan las morochas con el pelo al viento
son como los pájaros nocturnos cuando abren las alas
y de madrugada se desperezan
y respiran profundo antes de tomar vuelo.

Las morochas con el pelo al viento
negro como aquellas noches de verano
estrelladas y negras
en las que cada esquina invitaba al beso
y cada vereda a caminar abrazados
son cometas de larga cola y humo espeso
que brillan contra la claridad de la luna
de las noches de verano.

Como las noches de verano cálido
las morochas ocultan
detrás de su pelo negro
un secreto que jamás nunca pude adivinar
pero que me gusta intentar y equivocarme
como cuando en las noches estivales
me confundía de calle
y caminaba en la oscuridad, abrazado y besando
prolongando un poco más la aventura y el misterio.

Mas cuando una morocha con el pelo bien negro
abre su boca en una sonrisa
se parece mucho más a esas noches de verano
en las que me sentía tan tranquilo y seguro
caminando por la oscuridad
tratando de besar nuevamente...
y sin lograr descubrir el secreto oculto en su pelo negro
mientras los pájaros nocheros agitaban sus alas.

Día del poeta

Puerto Madryn: el viento trae infinitos recuerdos serpenteando en el polvo opaco que presagia la tormenta. Unos pájaros, que casi no se ven, se aferran a las ramas del los olmos. Los espectros de la poesía acechan en la calle.

Ahora que ya entra la noche en el golfo, y las primeras luces de la calle hacen flamear a las ramas de los árboles, recién me doy cuenta de que el cuis estuvo todo el día deprimido.

- Otra vez mariconeando, don cuis, se puede saber qué le pasa ahora?
- Mire Bardo, no le voy a andar contando mis sentimientos a usted, que quién se cree que es, mejor siga con lo suyo y déjeme a mi con mi nostalgia otoñal.
- Dele don, no se haga el difícil y dígame porqué anda cabizbajo y meditabundo.
- Bueno, por ser usted voy a hacer una excepción, lo que pasa es que hoy es el día del poeta y nadie se acordó de saludarme... A usted le parece, hacerme esto a mi?
- Ay... pobre, nadie se acuerda de él. Y qué más quiere, es lo mejor que le puede pasar a un poeta, no sabe que la fama y el éxito juegan en contra de los buenos versos?, que como dice el honorable Cacique Pipagua, "Un poeta es aquel que barre la calle cantando, que luego se cambia de ropa y llora en los velorios ajenos. Es el que hace suya la traición de los otros y el que se compromete a muerte a cambio de una simple flor. No es necesario que el poeta escriba maravillas literarias, es suficiente y tal vez mejor que las escuche en su mente y no las diga", pero claro, cuando dice estas cosas Pipagua siempre tiene varios cartones de tinto encima.

- No sé don, a veces quisiera ser uno más, un hombre común, y no cargar con este peso de imaginar... quisiera hablar de cosas triviales, a propósito, cón quién juega Boca mañana?
- Pero déjese de pavadas, si usted es apenas un miserable bicho, un pobre infeliz y encima ególatra, es decir, cumple con dos de las principales condiciones para ser un buen poeta, y con respecto al fútbol, ya sabe que no me interesan ni Boca ni River, porque para mí, si algo o alguien puede resumir en sí mismo el amor y el rechazo, la pasión y el abandono, el fracaso y el éxito, la tristeza y la alegría, y juntar todo eso en una sola pierna mágica es, simplemente, El Diego. Después no hay nada más (próximamente homenaje a El Diego en Labarda). Ahora, volviendo al tema suyo, fíjese que acá en Puerto Madryn hay tantas cosas para versear sanamente, las bardas, la meseta, las calles, los galpones, las ballenas, las olas y el viento, el frío del mar, que usted lo que tiene que hacer para convertirse en un poeta acabado es simplemente toser todas las mañanas, andar con la mirada perdida, tener varios desengaños amorosos, ser pobre, tomar ginebra y salir a caminar de noche con sobretodo cuando hay viento y hace frío. Como verá no es para nada mi caso, yo estoy para cosas mucho más importantes como cambiar el auto o ir a renovar mañana un plazo fijo.

- Bueno, de todas las cosas que nombró me falta nada más salir a caminar de noche, y ahora que se está poniendo fresco y parece que va a llover, no me lleva a pasear por la Yrigoyen?

- Tá bien, voy a hacer un esfuerzo y de paso voy al kiosco de revistas a comprar la Body & Fitness, vamos.

Así nació el inolvidable "Yrigoyen Blues", una recreación de la avenida homónima hecha por el cuis poeta en estrofas libres, quien, si se la acuerda, se comprometió a dictármela para que se las envíe la semana que viene. Saludos para todos y feliz fin de semana.

Tercer Mundo

Nosotros 
cuando nadie nos mira
tiramos basura en la calle.
También, de chiquitos vendemos diarios en la esquina
y lustramos zapatos para aprender
a asaltar trenes
o al menos, a viajar colados.

A veces falta el agua en verano,
o la luz de noche,
o la comida
(a la hora de la cena).
O poleras en invierno.
Los micros siempre llegan tarde
y los aviones se caen.
Nada es nuestro.
Ni los campos, ni las vacas,
ni los supermercados,
ni siquiera lo que debemos.

Tampoco tenemos pasado
ni futuro.
Y el presente se termina
en la última parada del colectivo,
no más lejos.
Además, nos aplastamos en a cada terremoto,
nos ahogamos en cada inundación.
Nos peleamos, borrachos en cada partido,
porque sí.

Nosotros
cuando todo el mundo nos ve
gritamos gol en la avenida.
También, de chiquitos nos ensuciamos los pies en la cuneta
y corremos en la plaza para aprender
a amar amigos
o al menos, a no olvidarlos.
Nunca falta la calidez del verano,
o el sol del día,
o el amor
(a la hora de la soledad).
O el abrazo cuando hace frío.

Siempre es temprano para disfrazarnos
aunque el destino se caiga.
Todo lo que importa es nuestro.
Las risas, las lágrimas,
las noches, las mañanas
y todo lo que regalamos.
Tenemos un gran recuerdo
de un sueño de porvenir.
Y el presente dura mucho
cuando estamos abrazados a un amor,
bien cerca.
Además, somos parte de la tierra,
una pequeña fracción de mar.
Nos amigamos, alegres en cada asado,
porque sí.


Puerto Madryn - Pincha aquí ....
Puerto Madryn

Página en constante creatividad

Directo al Corazón Siguiente