Bardesas - Poiétrias
Catalina Zentner

 

Hacia el Poema

Sopla el viento
sobre las hojas pálidas
mi mano
no se atreve a interrumpir el sueño
de la blanca cubierta de papel
donde duermen ocultas las palabras.

Obstinado silencio
incolora condena
parálisis y ausencia
de figuras que juegan
a saltar las barreras
que separan las sílabas.

Y aquí me reconozco
en duelo irrevocable
de voces y mutismos
de aullidos y temblores
de gargantas selladas
de llagas congeladas
de ardores y cenizas
de lágrima y espejo
de cántaro y colina
de todo lo que duele
de todo lo que calma la sed
y nos encierra
en circulares sombras,
sin medida ni tiempo.

Relámpago entre pausas
cuando la luz explota
y la mano que tiembla
se encuentra con las letras.
Se enlazan
se iluminan
se encrespan
se devoran
se mastican
se besan
sucumben en orgasmo de delirio y condena
para hacer el milagro y engendrar el poema.


Para liberar las penas y los poemas
hay que cantar bajito.
Entonar sólo cosas ciertas
promesas que no se rompan
juramentos solares en el desierto.
Permanecer atento al movimiento de la vida
los brazos hacia el cielo
y luego ser sólo de relámpagos y tiempo


Ylia

Página en constante cretividad

Directo al Corazón Siguiente