Bardesas - Poiétrias
Iria Puyosa

Juguete Alfabético

Acudo al alfabeto
Buceando, buscando, brindando. 
Cerveza, cartilla, cerveza.
Chapuceros chascarillos
Documentando días dolorosos 
Ejercicios elegantes escudando esterilidad
Fútiles faros fatigados, flotando frívolamente.
Ideas inarticuladas, inútiles instrumentos, 
Juguetes joviales.
¡Kirie! 
Lúdicas letras 
Moviendo mis mediocres marionetas 
No necesito númenes. No necesito númenes.
¡Ñaques!
Oscilo: orden, oscuridad, orden, oscuridad. 
Preservando pensamientos presos, 
Quebrando quintaesencias. 
Resguardando reflexiones rehenes,
Sumergiendo símbolos.
Tutelando tropos tiranizados,
Ultrajando unicornios.
Visitando verbos vanos
¡Whisky, whisky, whisky! 
¿Xilografía? ¿Xerografía?
Yazco yerta
Zahorí zozobrando.

Litio
19

Elías no dice que entiende. Es un verdadero alivio... Yo sé que no se trata de entender. La vida siempre nos deja a seis reales de la realidad. El
desengaño de la Cueva de Montesinos nos sigue persiguiendo.

Vámonos de aquí que en esta tierra no nos quieren.

Desahucio.

El viejo Dios abdicó.

Litio
20

"Estás de regreso en La Celestina, con esa novela en la que no hay acción, sólo gente que habla, y habla, casi como si fuera teatro". Manuel aceptaba:
"Sí, nadie va a querer leer una novela en la que no pasa nada, ni siquiera yo. Aunque no deja de ser banal esa exigencia de la intriga. ¿Dónde demonios
pasa algo?"

Manuel escribía tan rápido como hablaba, tan rápido como vivía. Decía que una vida se componía exclusivamente de discurso. Era su razón para vivir
rápido, tener tema de conversación. Para hacer preguntas, para obligar a su imaginación a producir respuestas. Opinaba que el trabajo literario es
simple acto de nombrar. Génesis. Quería escapar de la intriga. Sabía que había sido posible para otros.

Para liberar las penas y los poemas
hay que cantar bajito.
Entonar sólo cosas ciertas
promesas que no se rompan
juramentos solares en el desierto.
Permanecer atento al movimiento de la vida
los brazos hacia el cielo
y luego ser sólo de relámpagos y tiempo


Ylia

Página en constante cretividad

Directo al Corazón Siguiente