Bardesas - Poiétrias
Elvira Fragoso Vázquez

 

No hay salvación

A este día le falta la fragancia
que despide el viento cuando duerme.

La pétrea mirada de los llanos,
el vértigo que anidas en los ojos.

La tarde tu nombre balbucea:
ejerce el privilegio de ser llama.

No hay salvación: llueve tu cuerpo.
¿Cómo escapar del oleaje, el torbellino,
la Palabra que pronunció mi vientre?

 

Para liberar las penas y los poemas
hay que cantar bajito.
Entonar sólo cosas ciertas
promesas que no se rompan
juramentos solares en el desierto.
Permanecer atento al movimiento de la vida
los brazos hacia el cielo
y luego ser sólo de relámpagos y tiempo


Ylia

Página en constante cretividad

Directo al Corazón Siguiente