Bardesas - Poiétrias
Amparo Vázque - España
Dos poemas

 

 
 

 

Mar Adentro


Llevo el mar dentro de mí.
Encontré el mar
golpeándome el alma.

Danzando para mí
recordé el sueño de vivir.

Me ha regalado un tesoro...,
su cuna.

 

 
Dama de Noche

Tambor de plata
que retumba en el espacio;
círculo de mármol
recortado en negro-azul;
ojo que escudriña
cada hogar desde lo alto;
vigilante silenciosa
en la oscuridad.

Paloma distante, lejana
mirándose en el mar;
faro del navegante,
recurso de los poetas,
cómplice de enamorados,
                  beldad.

Hoy estás en tu fase
                  llena.
Dicen que muchos locos
                 se suicidarán...

Hoy te muestras tal como eres;
pero nos escondes
                tu otra mitad.
¿Hacia dónde mira esa cara oscura?
¿Qué misterio encierra tu dualidad?

Conquistarte quiso el hombre atrevido
y tú, coqueta, 
                te dejas amar.

 

Paisaje desde el tren
(de Cáceres a Badajoz)
Campos de olivos
    higueras
hasta donde la vista alcanza
Cepas brotando
darán en septiembre
racimos dorados
Campo amarillo
para transformarse en trigo
Barbecho
  la tierra descansa
Una bandada de garzas
rompe el verde
La dehesa...
Libertad
Encinas
robles
alcornoques
vacas y novillos
Bellotas que alimentan
   patas negras 
Toros negros
afilados pitones
    bravos
Astados blancos
descansan tumbados
Potros y caballos
cigüeñas por la jara
Humedales del Guadiana
   Mérida romana

Para liberar las penas y los poemas
hay que cantar bajito.
Entonar sólo cosas ciertas
promesas que no se rompan
juramentos solares en el desierto.
Permanecer atento al movimiento de la vida
los brazos hacia el cielo
y luego ser sólo de relámpagos y tiempo


Ylia

Página en constante cretividad

Directo al Corazón Siguiente